El Palacio de la Aljafería de Zaragoza se convierte en fortaleza