Elena Garro y el surrealismo