Los diarios de Julio Ramon Ribeyro: enano malefico y devorador