Protocolo Familiar: sus resultados